La «Trinidad Misericordiosa» … la persona herida recogida por los brazos del Padre, como en el hijo pródigo, mientras Jesús, al igual que en la última cena, le lava y besa los pies. El Espíritu es quien infunde vida y aliento a la persona…¡Comunión de Dios en su empeño salvador!. El misterio entero de Dios volcado en la debilidad humana!. Dios salvando, sosteniendo, amando… Trinidad que quiere ser amada y adorada.