Francisco Antonio Fasani nació al sur de Italia en 1681 y murió en 1742. Entró muy joven en los Franciscanos. De palabra apasionada cuando se trataba del Señor y de generosidad sin límite cuando se trataba de los pobres.

“Por parte de los eclesiásticos, se estudia a Dios, se predica a Dios, se explica a Dios, se discute a Dios; en los evangelios, en la Escritura, se lee acerca de Dios; y, sin embargo, el espíritu sigue estando árido, sin devoción. Mucha ciencia y ninguna oración; todo el alimento es para la inteligencia, nada para el corazón.” (De los escritos de Fco A Fasani)