Celebramos en la familia franciscana 811 años desde que el Papa Inocencio III en 1209 aprobase  nuestra manera de vivir en la Iglesia.   Más tarde escribirá Francisco en su Testamento: «El Señor me reveló que debía vivir según la forma del santo Evangelio, y yo en pocas y sencillas palabras lo hice escribir y el Señor Papa me lo confirmó.»

Actualmente los hijos de San Francisco estamos esparcidos por todo el mundo y desarrollamos actividades pastorales, misioneras, científicas, educativas, caritativas, asistenciales… siendo uno de los  movimientos más comprometido y relevante que han existido al servicio de la Iglesia desde hace más de 800 años.

Día para dar gracias por haber recibido el don de nuestra vocación,  día para pedir perdón por nuestras mediocridades y día para volver a acoger y comprometerse con el don: GRACIAS, PERDÓN, AQUÍ ESTOY SEÑOR