Ante el decreto del Gobierno de España implantando el Estado de Alarma en todo el territorio a causa del COVID-19, y a pesar de que se permite la venta online, desde un sentido de responsabilidad fraterna y ciudadana hemos decidido no atender ningún pedido. De esta manera consideramos que, por un lado, ayudamos a evitar contactos y desplazamientos innecesarios, y por otro lado mostramos nuestra solidaridad con todos aquellos comercios, autónomos, empresas, etc. que se han visto forzados a parar su actividad por causa de la crisis sanitaria que estamos viviendo.

Aprovechamos este comunicado para, desde nuestro espíritu franciscano, apelar a la solidaridad y a la responsabilidad de todos y cada uno en estos difíciles e inciertos momentos. Mantengamos la esperanza de que saldremos adelante y ojalá esta situación nos ayude a reflexionar sobre nuestras escalas de valores personales y sociales.