El Proyecto franciscano de diálogo en Rusia y Kazajstán es hoy uno de los grandes proyectos misioneros franciscanos. Las lejanas estepas del Asia central son un terreno todavía inexplorado, adonde el anuncio de la Buena Nueva no ha llegado aún. Por ello los franciscanos estamos reforzando allí nuestro esfuerzo de evangelización, sobre todo en las repúblicas ex soviéticas como Kazajstán. Con este interés nació para Rusia y Kazajstán, la Fundación San Francisco  dependiente del Ministro general.

““Nada de vosotros retengáis para vosotros mismos a fin de que enteros os reciba el que todo entero se os entrega” (CtaO 29). El Hermano Menor es misionero más por vocación personal, que por necesidad pastoral. Aunque no hubiera necesidades pastorales, el Hermano Menor tendría que ser misionero. La misionariedad del Padre que se hace concreta en el Hijo, nos estimula a salir de nosotros mismos, también de nuestros “claustros” y territorios cristianos, para ir entre y llevar la Buena Noticia a todos, cristianos o no, superando cualquier tipo de barrera cultural, geográfica o religiosa”.

(Fr. José Rodríguez Carballo, ofm,  Exministro general)