Damos por evidentes muchas cosas, muchas seguridades: a los jóvenes no les interesa nada; los cristianos son de derechas; las de izquierdas abortan; los inmigrantes nos quitan el trabajo; los pobres son buenos y los ricos son malos; los políticos son corruptos; los curas tienen sotana, y las monjas son monjitas; los frailes cantan gregoriano y los científicos son ateos; Dios llama a otros, a mí no; los guapos son unos “peras” y este texto ha de estar alineado…

¿No tendríamos que cuestionarlo todo un poco más y mirar de otra manera…sin dar demasiadas cosas por sentadas? Prueba y “Sal de tu tierra” (Gn 12,1).