Nacido en Italia en 1394 y fallecido en 1476. Después de estudiar derecho en Pisa entró en la Orden dedicándose al estudio de la teología. . Propagó la devoción al Nombre de Jesús y fue reformador de la Observancia franciscana en el siglo XV. Rechazó ser arzobispo en Milán siendo consejero de papas y emperadores.

«El que descuida la Palabra de Dios es como el sembrador negligente, que desperdicia la simiente al ir esparciéndola por sus campos sin el esmero debido». (San Jaime de las Marcas)