Camino de una expedición militar Francisco tuvo una experiencia que marcará definitivamente su futuro. En un sueño una voz le dice: “Francisco, ¿quién te puede ayudar más el señor o el siervo?” “El señor”, respondió.

Entonces, le dijo esa voz, “¿por qué dejas, al señor por el siervo, y al príncipe por el criado?..” Se abre en Francisco una pregunta existencial y nace una intuición: solo un absoluto merece la pena en la vida.

Al principio, las intuiciones no son muy claras, ni tienen mucha concreción; Francisco no sabe lo que quiere, pero por dentro está cambiando la percepción de la vida; comienza a relativizar las cosas, su vida empieza a cambiar, se le pone delante el tener que discernir y optar por lo verdaderamente importante y comienza así un proceso personal de búsqueda espiritual. Sólo la confianza le guía.