Una reflexión para tiempo de graduaciones…

Todos hemos sido creados par aun fin al que vamos supeditando todas y cada una de nuestras posibles elecciones. Confundir los medios con los fines es un error habitual. Y desde el principio hay que decirlo claro: Sólo hay un fin y todo lo demás son medios.

Para casi todo el mundo, casarse o tener una buena profesión son el fin. Lo mismo que es deseable tener buena salud, disponer de recursos económicos, ser reconocidos socialmente o disfrutar de una buena vida. ¿Quién en su sano juicio prefiere no prefiere la salud a la enfermedad, la riqueza a la pobreza o la vida tranquila a los problemas?…Pues bien en cristiano esos valores que para todo ser humano son “fines”, en el contexto de una elección espiritual hay que considerarlo como medios. Habrá que desearlo y utilizarlo tanto en cuanto nos acerquen al fin para el que hemos sido creados.

Tus estudios hoy celebrados son acaso tu fin o un medio para el fin para el que has sido creado?