En la fundación hay 5 Fraternidades, de las cuales 3 están en Rusia (San Petersburgo, Novosibirsk, Ussurisk) y 2 en Kazajstán (Almaty y Taldikorgan). Además, contamos ya con los primeros frutos de 4 profesos temporales autóctonos, lo que supone que la implantatio Ordinis empieza a ser real.

Las actividades principales de los frailes, son el cuidado de las pequeñas parroquias de católicos latinos en cada una de las presencias.

En San Petersburgo colaboran con los ortodoxos y los anglicanos en un centro para chicos de la calle, ciudad donde existe también una asociación cultural de intercambio italo-ruso, fundada y dirigida por los Franciscanos.

En Novosibirsk (Ciudad de Siberia de millón y medio de habitantes) los Hermanos viven en una casa adyacente a la iglesia parroquial, que atiende a los católicos de lengua alemana, rusa y polaca. Además cuentan con una escuela católica para niños pobres. Un Hermano ha expresado así su experiencia en esta región de la Rusia Asiática: «Doy gracias a Dios por haber tenido la posibilidad de recibir tanto a través del contacto con ancianos que fueron deportados a Siberia en tiempo de Stalin».

Por otra parte en Ussurisk, apoyan y administran un centro para personas ancianas y enfermas en colaboración con las autoridades locales.

En Amaty (Kazajstán) tienen, el “Centro del Arca” para jóvenes con algún impedimento físico o que han sido abandonados y además un consultorio de medicina oriental. Al Convento acu­den a diario muchas personas pidien­do ayuda; para ello, han cons­truido una cocina en la que preparan alimentos para los pobres.