Cuántas caminos hemos ensayado!. Nuevos proyectos, historias, personas, actitudes… Está bien, ¿no?. Es señal de vivir, de caminar. Y llegar ha sido superarse, aumentar ganancias, superar resultados… subir siempre más, y muchas veces (algunas por lo menos)  para no ir a ninguna parte. Llega el despiste y la ansiedad!

Toca pararse y reorientar el norte sabiendo que subir es bajar, que subir no es romper el límite sino integrar el límite y amar es servir … para encontrar el camino.