“Chile despertó” es el cántico que hemos entonado en las manifestaciones, para decirle al Gobierno, a los Políticos, a los Empresarios y todos aquellos que han permitido las desigualdades sociales basta de abusos. Un despertar que ha tenido diversas formas de manifestación, pacíficas y violentas, en la calle protestando y en las diferentes iglesias y espiritualidades en jornadas de reflexión y oración (aunque no sean visibilizadas por los medios masivos de comunicación).

Chile despertó es la expresión de todos y cada uno de los ciudadanos del país, todos y cada uno transversalmente, llamando a una transformación estructural, profunda, que permita superar las injusticias. Pero también no es menos cierto, que quienes hoy pedimos cambios en el modelo económico, debemos hacerlo también en nuestro estilo de vida, muchas veces moldeado por ese mismo modelo, carente de valores humanos fundamentales como la igualdad, la justicia e equidad, cambios de un estilo de vida competitivo, egoísta, individualista y consumista, cambios a un estilo de vida de colaboración, de gratuidad y solidaridad auténtica.