Francisco iluminado por el Espíritu y guiado por la sabiduría del Evangelio compuso para nuestra familia la Regla de vida, la traducción del Evangelio que lo había inspirado desde el día en que, en la pequeña iglesia de santa María de los Ángeles, había comprendido su ideal y su vida. También nosotros queremos beber, una vez más, de esta fuente el Evangelio y la Regla, para reencontrarnos con nosotros mismos, con nuestro ideal y con nuestra misión en la Iglesia y en el mundo.

Rb 1 «Vivir el Evangelio»

La regla y la vida de los hermanos menores es ésta: guardar el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo viviendo en obediencia, sin nada proprio y en castidad. El hermano Francisco promete obediencia y reverencia al señor papa Honorio y a sus sucesores canónicamente elegidos y a la Iglesia romana. Y los otros hermanos estén obligados a obedecer al hermano Francisco y a sus sucesores.

Oración

Señor, te damos gracias por habernos llamado a vivir el Evangelio a lo manera de tu siervo Francisco de Asís; danos sabiduría para comprenderlo y valor para llevarlo a la práctica hasta sus últimas consecuencias. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. AMEN.