“Con nuestra autoridad apostólica concedemos que el venerable siervo de Dios José Gregorio Hernández Cisneros, fiel laico, experto en la ciencia y excelente en la fe (…), de ahora en adelante sea llamado beato”, indicó el nuncio apostólico Aldo Giordano el pasado día 30 de abril en un pequeño acto religioso celebrado en la capilla del colegio La Salle de Caracas.

La beatificación de José Gregorio Hernández (1864-1919) no pudo realizarse en un acto masivo, en algún estadio con capacidad para miles de personas, como se pensó en un principio, debido a la pandemia, que ha desbordado hospitales en Venezuela con una segunda ola muy virulenta.

La Orden Tercera Seglar constituye un grupo pujante cuyo último fruto de santidad será la beatificación del Dr José Gregorio Hernández (1864-1919), “el médico de los pobres” de amplio reconocimiento entre las clases más populares de todo el continente. José se graduó en medicina en Caracas y realizó post grados en París, Berlín, Madrid y Nueva York. Fue renombrado profesor universitario y científico,  fundando la cátedra de bacteriología en la universidad de Caracas. Una fe viva lo acompañó siempre y la medicina fue su misión y su pasión, sobre todo entre los más necesitados.

Se entregó en cuerpo y alma durante la “epidemia de fiebre española”, así el 29 de junio de 1919, con 54 años y mientras iba a la farmacia a comprar medicinas para una anciana, murió en un atropello mortal.