Todos hemos sido creados para un fin al que hemos de supeditar todas y cada una de nuestras elecciones. Confundir los medios con los fines es el error más habitual que se esconde detrás de la mayor parte de nuestras malas decisiones. Sólo hay un fin, y todo lo demás son medios. Para Francisco de Asís es “seguir a Cristo pobre y crucificado” y lo demás son medios para este fin.

Para casi todos, casarse o tener una profesión, tener salud, tener recursos económicos o culturales, ser valorados o disfrutar…  son elecciones finales. Pues bien lo que Francisco dice es que todo ello son medios para… Habrá que desearlos y vivirlos tanto en cuanto nos acerquen al fin para el que hemos sido llamados: seguir a Jesús pobre y crucificado