Eucaristía como acción de gracias a Dios porque aunque en momentos no entendamos, todo lo ha hecho bien. “En verdad es justo y necesario darte gracias…”

Eucaristía como entrega generosa y concreta a los hermanos;  “Tomad y comed todos de Él.”

Eucaristía como consagración de toda nuestra vida a la voluntad de Dios.