”Tú eres humildad!” (San Francisco de Asís)

La Navidad es la fiesta de la humildad de Dios. Para celebrarla con espíritu y verdad debemos hacernos pequeños, como debemos abajarnos para entrar por la estrecha puerta que introduce en la basílica de la Natividad en Belén (Fr Raniero Cantalamesa)